Pabellón de La Fama Del
​Deporte Puertorriqueño
Bob Leith-Presidente
Mensaje del Presidente

Queridos amigos y amigas, seguidores del Pabellón de la Fama del Deporte Puertorriqueño, fanático y amante del deporte. Tomando como base, mi mensaje del año pasado, saben que desde que en el 1958 me reuní con grandes hombres que tenían la idea y en empeño de crear este Pabellón. Todos conocen el compromiso, entusiasmo, amor y entrega, que a mis 96 años de edad, continúo teniendo por esta institución desde su fundación hace 61 años.


Hoy, en la Quincuagésima Séptima (57) Ceremonia de Exaltación al Pabellón de la Fama del Deporte Puertorriqueño quiero inspirarlos a ustedes: deportistas, amigos y entusiastas, a que se unan y sean parte de esta entidad. El año pasado en mi discurso mencione que hace falta ¨gente nueva¨.


Aún quedan por contar y escribir innumerables páginas de la historia del deporte de manos de hombres y mujeres de nuestra querida islita, pequeña en tamaño y grande en corazón. Sabemos han sido muchos y seguirán añadiéndose nuevas generaciones de personas dispuestas a dar el máximo por pones a Puerto Rico en alto. El propósito de este Pabellón es mantener vivo el recuerdo de los grandes atletas que han dado, dan y darán gloria a Puerto Rico.

El reto es escoger, y honrar, cada año a los hombre y mujeres merecedores de forma parte de este Pabellón es cada día más difícil.


Como muchos saben el Museo Biblioteca del Pabellón de la Fama del Deporte Puertorriqueño ubicado en el Parque Sixto Escobar, declarado Monumento Histórico, no cuenta con los fondos para mantenerlo abierto y operando continuamente. A mi edad quisiera tener la tranquilidad de que este Pabellón se mantendrá vivo y operando por los próximos 61 años, y más. Cuento contigo.


No crean que ¨estoy tirando la toalla¨ o ¨enganchando los guantes¨, eso será cuando Dios quiera. Mientras tanto estoy presente y disponible para ayudar a mantener viva la razón de ser de este Pabellón. ​
Hoy les doy la más cordial bienvenida a la celebración de la Exaltación número 57. Agradezco todo corazón a los auspiciadores y amigos que siempre dicen presente.


Con el cariño de siempre, ruego a Dios que los bendiga a todos.

Bob Leith

Presidente​​/ Fundador